Bienvenida

La movilidad constituye un factor clave para el desarrollo urbano. La movilidad es un hecho habitual en la vida cotidiana, y el día a día no se puede entender sin los millones de desplazamientos que se hacen a pie, en bicicleta, en transporte público colectivo o en vehículo privado a motor, aparte de los viajes de los vehículos comerciales.

No obstante, en una ciudad como Barcelona, ​​es imprescindible velar por una movilidad sostenible y segura para todos que repercuta en la mejora de la calidad de vida de la ciudadanía.

Por este motivo, el Ayuntamiento de Barcelona apuesta por un modelo de movilidad que, tal y como determina el Plan de Movilidad Urbana 2013-2018, ofrezca alternativas que permitan recuperar la ciudad como espacio público urbano de calidad, mediante el incremento de los desplazamientos sostenibles, seguros, equitativos y eficientes, como es a pie, en bicicleta y en transporte público.

Uno de los principales objetivos del Plan es la reducción de la presencia del vehículo privado, que actualmente ocupa el 60% del espacio público. Cada día en Barcelona y su área metropolitana hay miles de desplazamientos con vehículos motorizados (un 44% del tráfico procede de vehículos que entran en la ciudad y un 15% de desplazamientos internos) que son la principal causa de la contaminación del aire, mediante los gases que expulsan, y representan un problema de salud pública.

Barcelona camina para impulsar las energías alternativas en los vehículos, reducir el uso del vehículo privado a motor, e introducir nuevas tecnologías de gestión de la movilidad o facilitar el trasvase hacia los modos más eficientes, con el objetivo de seguir actuando para mejorar la calidad ambiental de Barcelona.

En este sentido, las medidas que se están aplicando a buena parte de la ciudad son la pacificación del tráfico, el incremento de zonas 30 y de áreas peatonales y la implantación de las supermanzanas, estrategias para conseguir que la movilidad en la ciudad sea más convivencial, tranquila y saludable, sin que haya perjuicio del uso del vehículo privado a motor para los desplazamientos necesarios.

La pacificación de vías, con un mayor peso de los desplazamientos en transporte público, en bicicleta y a pie, responde a un modelo de movilidad sostenible, saludable y bajo en carbono que tiene como prioridad la calidad de vida urbana y el bienestar colectivo, así como crear un espacio público confortable que favorezca la convivencia ciudadana.