Aprobado el inicio del proceso de licitación del Bicing

Mobilitat. Se inicia el proceso administrativo para contratar los servicios para implantar, mantener y gestionar el Bicing durante los próximos diez años.

Les clàusules del nou contracte preveuen un servei amb més cobertura territorial, un increment del nombre de bicicletes elèctriques i la possibilitat de reservar una bici durant uns minuts. La Comissió d’Ecologia, Urbanisme i Mobilitat ha aprovat l’inici de l’expedient per contractar el servei per als propers deu anys.

El expediente para contratar los servicios para implantar, mantener y gestionar el Bicing entre los años 2018-2028 ya tiene luz verde. La Comisión de Ecología, Urbanismo y Movilidad aprobó ayer el inicio del proceso de licitación para poder convocar el concurso próximamente.

La concejala de Movilidad, Mercedes Vidal, aseguró que el Bicing es un servicio fundamental para la ciudad y un transporte público de primer orden y que, por lo tanto, renovarlo es una cuestión muy necesaria y reclamada por el territorio.

El nuevo Bicing comportará algunas novedades, entre las cuales destacan la ampliación de cobertura del servicio, el incremento de bicicletas eléctricas, el establecimiento de estaciones mixtas para bicicletas convencionales y eléctricas, mejoras en las estaciones, la opción de reservar una bici cinco minutos antes de retirarla o la posibilidad de una futura integración del servicio con la T-Movilidad.

Las principales características del nuevo Bicing que se recogen en el nuevo contrato son:

— Más cobertura territorial.
— Incremento del número de bicicletas.
— Más facilidades para realizar recorridos ascendentes.
— Inclusión de estaciones mixtas para bicicletas convencionales y eléctricas.
— Mejoras en las estaciones.
— Inclusión de mejoras tecnológicas.
— Optimización del servicio de reposición de bicicletas.

En los pliegues del nuevo contrato se ha incluido una cláusula que permite la subrogación del personal que actualmente presta el servicio de Bicing. El importe de licitación del nuevo servicio es de 18,8 millones de euros más IVA anuales por un periodo de diez años.

El Ayuntamiento de Barcelona afianza su apuesta por fomentar el uso de la bicicleta en la ciudad como medio de transporte sostenible y eficiente, y en este sentido se ha marcado como prioridades ampliar y mejorar la infraestructura ciclista en Barcelona. Así, el Plan de Movilidad Urbana de Barcelona (PMU) 2013-2018 plantea un conjunto de medidas encaminadas a dar más protagonismo a los peatones y los ciclistas, a impulsar el uso del transporte público colectivo y a reducir el uso del vehículo privado.