En Tranvía por Barcelona

Desde el año 2004, Barcelona cuenta con dos líneas de tranvía (Trambaix y Trambesòs) que también interconectan la ciudad con otros municipios cercanos del área metropolitana.

Por una parte, el tranvía es un transporte que no afecta a la contaminación atmosférica local y que además hace menos ruido que los vehículos de combustión. El hecho de circular sobre raíles disminuye su consumo en unas 10 veces menos que para transportar el mismo peso sobre neumáticos; y ocupa menos espacio público que otros medios de transporte, ya que puede transportar más pasajeros por viaje.

Por otra parte, es un modelo de transporte permite una frenada y aceleración mucho más rápidas y, como consecuencia, se da una mayor seguridad y rapidez al sistema. 

Por toda Europa, más de cien ciudades tienen tranvía o lo han recuperado en los últimos años, como Londres, Nantes, Burdeos, Montpellier, Lyon, Düsseldorf, Roma, Berlín, Milán, Zúrich, Valencia o Bilbao. Puesto que es un transporte de superficie, se puede acceder con facilidad y es 100 % accesible.

Conexión de la red

La conexión del tranvía en superficie permitirá conectar buena parte del área metropolitana con la mayoría de intercambiadores de alta capacidad que pasan por Barcelona (metro, FGC, Cercanías), aparte de conectar con la red de bus. La unión de las dos redes tranviarias en superficie por la Diagonal podrá llegar a tener un total de 222.000 viajeros y reducirá diariamente el paso de 12.500 vehículos por el tramo central de la avenida Diagonal, puesto que podrán utilizar el transporte público para desplazarse por la ciudad.

El Ayuntamiento vela por que todos los ciudadanos tengan derecho a moverse de forma sostenible, segura y saludable por toda la ciudad; en este sentido, apuesta por un transporte público de calidad al alcance de todos y que luche contra la contaminación del aire y mejore la calidad de vida de la ciudadanía.